Ya que tendré el placer de participar en Veomoda quincenalmente, me gustaría presentarme. Soy Verónica Sabido, socia fundadora de Ecue, una empresa que se dedica a la fabricación y venta de ropa y complementos. Por eso estoy aquí, ésta es mi vinculación con la sección en la que voy a escribir en la revista. No me considero una experta en tendencias y en moda, pero dedicar casi las veinticuatro horas del día a este mundo tan apasionante y complejo me convierte, al menos, en una “alumna aventajada”.

Si hay algo que hago cada día es aprender de un sector en continuo movimiento y que va tan rápido que produce vértigo. Este ritmo acelerado a la hora de “hacer moda” se lo debemos a las grandes firmas. Las más modestas, que no contamos con su infraestructura, tenemos que ingeniárnoslas para mantenernos en este mundo al que adoro.

Hoy os voy a hablar precisamente de eso. El ingenio es la facultad para discurrir e inventar con agilidad y con facilidad. No es ningún secreto que gran parte de las multinacionales copian diseños de otros y su gran baza es la logística, lo tienen todo tan bien organizado que son capaces de sacar varias colecciones por temporada, adaptadas a los gustos del consumidor. Nosotros empleamos la mayor parte de nuestro tiempo a inventar y crear artículos diferentes, y el resto a ingeniárnosla para venderlos sin morir en el intento. Sí, también se emplea el ingenio para vender.

Nos encontramos en una época marcada por la creatividad. Incluso se dice que los sistemas educativos deben cambiar en este sentido para desarrollar habilidades en los niños que los hagan ser competitivos en el futuro. En el mundo de la moda todo parece estar inventado, pero aún así no dejan de crearse distintas marcas que hacen cosas nunca vistas. El ingenio asiste al nacimiento de marcas maravillosas en España, quizá por la situación en la que nos encontramos. En mi opinión, las grandes marcas y las más pequeñas pueden convivir y complementarse. Los consumidores valoran cada vez más lo que se fabrica en España, lo diferente y original. Por eso, sin dejar de comprar en grandes almacenes, también adquieren piezas en otras tiendas que les hacen sentir diferentes y con las que en un momento determinado se sienten más identificados y únicos. Nuestro propósito es ese, que las personas se sientan bien sin sentirse esclavos de las modas e invertir mucho dinero en su imagen. Se trata de encontrar y adquirir aquello que nos haga vernos bien. Si nos vemos bien nos sentiremos más seguros y mejorará nuestra autoestima.

La semana que viene se celebra el Salón Internacional del Textil y Complementos en Madrid y allí estaré conociendo nuevas firmas, creadores y continuando con el aprendizaje espero traer muchas cosas que contaros. Y no olvidéis apasionaros por las cosas que hacéis porque la pasión hacia lo que hacemos es lo que agudiza nuestro ingenio. Aunque no os lo había dicho, me gustar trabajar y me apasiona mi trabajo. Hasta la próxima.

Verónica Sabido

Artículo originalmente publicado en: http://www.veomoda.com/31/01/2016/1778/